lunes, 7 de noviembre de 2016

La librería ambulante, de Christopher Morley

Para los amantes de la literatura, los libros de libros y de librerías casi siempre suelen ser una delicia. Desde luego, La librería ambulante, de Christopher Morley, lo es y, si a eso le sumamos el encanto que desprende vender libros por el mundo como un alma libre, pues multiplícalo por dos.

Helen McGill es una mujer de cerca de cuarenta años que se libró de su destino de institutriz gracias a que ella y su hermano, Andrew, pusieron en marcha una granja ubicada en una zona rural del estado de Nueva York. La estabilidad de Helen se tambalea cuando Andrew escribe un libro que, para su sorpresa, se convierte en todo un éxito. A partir de entonces es Helen quien tiene que lidiar con los quehaceres diarios prácticamente sola y soportar que su hermano se ausente durante largos periodos de tiempo para recopilar datos y hacer trabajo de campo para sus libros.

Por eso, el día en que el profesor Roger Mifflin se presenta en la granja con la intención de venderle a Andrew El Parnaso, una librería ambulante dispuesta en un carro tirado por un caballo, Helen decide ser ella misma quien la compre para evitar que su hermano vuelva a dejarla sola y se embarque en una de sus nuevas aventuras.

Sin embargo, tras realizar el trato, Helen le da vueltas a un asunto: además de haber comprado El Parnaso para que Andrew no se marche, es hora de que ella se tome unas merecidas vacaciones después de quince años de entrega total a la granja y a su hermano.

Y así es como emprende su propia aventura, guiada en los primeros momentos por la experiencia del profesor Mifflin, que lleva años dirigiendo El Parnaso. Helen y Roger comparten unos cuantos días de travesía llevando libros a las granjas de la América más rural. Él pone en práctica todas sus técnicas, su entusiasmo y su sabiduría  y ella, como nueva propietaria, se deja contagiar y aprende para poder continuar sola su periplo.

Tras varios incidentes, ventas, sitios y encuentros con gente que ama los libros y otros que algo menos, el profesor se debe marchar para coger un tren rumbo a Brooklyn y trabajar en su sueño, escribir un libro propio. Pero entonces, algo inesperado (o tal vez no) surge en su camino.

En este libro los protagonistas son los libros, y hay un gran número de referencias y citas. Pero, si por algo lo voy a elevar al top ten de mi lista de 2016 es porque en esta historia de las que me gustan en las que hay una persona que cambia de estilo de vida y emprende una aventura que, para más deleite mío, es una aventura con libros, y en itinerancia. Amantes de los libros y de los viajes, ¿qué más se puede pedir?

¡Siguen existiendo librerías ambulantes!


Estaba yo pensando sobre qué materia ampliar en este recuadro rojo que siempre me sirve para analizar curiosidades y me pregunté si existiría alguien tan maravillosamente loco como Roger Mifflin pero en este siglo. Y resulta ¡que sí lo hay! Y hay más de uno, por cierto.

En El País he descubierto que la furgoneta azul Tell a Story vaga por Lisboa con su selección de literatura portuguesa; o el que Penguin Book Truck recorre Estados Unidos. Además, existen un montón de proyectos más personales que podéis encontrar en el artículo. Pero sin duda, me quedo con el proyecto de vida de Martín Roberto Murillo Gómez, de La Carreta Literaria ¡Leamos!, que ha recorrido cinco países. No os lo perdáis, yo hasta me he emocionado… ¡Qué haya gente viviendo de esta manera tan libre y con tanto amor sincero por la lectura!


6 comentarios:

  1. Me encanta esta novela, hasta la fecha es mi preferida de Christopher Morley. Me encanta su sentido del humor, sus personajes peculiares, su encanto... Es que aunque sea norteamericano tiene un toque british tan delicado... Ahora estoy leyendo "Kathleen" de este autor y me estoy riendo de lo lindo, pero no tiene el encanto libresco de la librería ambulante ;-) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en lo del toque british, el sentido del humor y en encanto de los personajes,... He visto que periférica tiene otros libros de Morley y creo que me voy a animar con la continuación de "La librería ambulante", "La librería encantada".

      ¡Gracias por comentar! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Tiene muy buena pinta el libro, me lo apunto >.< además hace poco estuve recopilando bibliotecas y librerías para una entrada y vi algunas así <3

    ¡Te dejo una nominación a un premio en mi blog! Si te animas a contestar las preguntas y todo eso, ahí va el link:

    http://lecturadebuhardilla.blogspot.com.es/2016/11/once-datos-y-un-logo-guay-liebster-award.html

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moria, ¡gracias por la nominación!

      Me alegro de que te haya gustado este libro y, si lo lees, pásate por aquí y lo comentamos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¿A que es un libro perfecto para los amantes de los libros? ¿Y no te parece con su puntito feelgood? Me encanta Christopher Morley. Leí después "La librería encantada", que comparte protagonistas con "La librería ambulante", pero me gustó un poquito menos, supongo que tenía el listón muy alto con Mifflin y su parnaso :-))) Esta semana terminé de leer "Kathleen", del mismo autor, y te lo recomiendo por divertida, pero aunque ya no va de libros sí que tiene su punto literario. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es un libro perfecto! ¿Combinar libros y viajes? ¡Qué me digan donde hay que firmar! Jejeje. Y totalmente de acuerdo en el puntito feel good. Para mí, desde luego, tiene prácticamente todos los ingredientes.

      Gracias por las recomendaciones del autor. ¡Creo que van a ser todo un acierto! Te iré contando...

      ¡Un beso!

      Eliminar