Feel Good

Como lectora, siempre siento la morriña que supone encontrar uno de esos libros que tanto me gustan, esos sobre historias en las que hay libros, hay amor o hay una persona que cambia su estilo de vida (o todo junto). Ya sabéis a qué me refiero: Brooklyn Follies, de Paul Auster; Canciones de amor a quemarropa, de Nickolas Butler; Los interesantes, de Meg Wolitzer; Olivia o la lista de los sueños posibles, de Paola Calvetti; La librería de las nuevas oportunidades, de Anjali Banerjee,…

He brujuleado mucho en busca de nuevos tesoros que mantengan vivas las constantes vitales de mis lecturas, y he encontrado algo que llevaba tiempo sabiendo que existía, pero a lo que no le había puesto nombre. Tampoco era necesario, porque alguien ya se lo había dado por mí.

El caso es que todas las novelas que os he puesto antes como ejemplo las podemos reunir juntas en un nuevo género que lleva vivo ya algún tiempo y del que he encontrado registros en Google desde el año 2013. Se trata, tatatachán de la literatura feel good.

Feeling good


Para mí, las novelas feel good son aquellas en las que un personaje con una actitud fuerte y positiva ante la vida, se enfrenta a un reto y consigue salir victorioso. El final, desde luego, es feliz, pero lo es porque el personaje va evolucionando y buscando para que así sea. Además, son libros en los que se respira positivismo, posibilidades, amor, amistad, familia y bonitismo. Otra característica fundamental son los lugares en los que pasa todo, sitios de ensueño por los que cualquiera querría pisar.

El descubrimiento de este género me ha alegrado mucho porque ahora sé dónde buscar cuando necesite una dosis de feeling good. Y tengo una lista enorme, por cierto. Ni siquiera sé por dónde empezar: El noviembre de Kate, de Mónica Gutiérrez; La librería de los finales felices, de Katarina Bivald; El hostal de las ilusiones, de Debbie Macomber; Clara y las abuelas canguro, de Tania Kratschmar;…

#Recomendaciones


 

#Entrevistas


 

#Reflexiones


#PinIt


2 comentarios:

  1. Acabo de descubrir tu blog, y como en la mayoría de los descubrimientos más interesantes el azar ha tenido bastante que ver: una búsqueda en Google sobre literatura feel good me ha traído hasta aquí. Con tu permiso, me quedo. Y como soy de las que no quiere perder la pista a las cosas que le interesan, te sigo también en Twitter (pero tranquila, de acosadora no tengo nada... eso creo).
    Saludos de una tocaya que también tiene un blog, aunque el mío no pasa de intento ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Patricia! Gracias por tu comentario; me alegro mucho de que te haya gustado mi espacio feel good y espero que te resultaran interesantes mis propuestas.

      Por cierto, sígueme por todos los canales posibles, yo a ti ya te sigo por los que he ido encontrando :)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar