Vida sencilla

Echando un vistazo a mi Instagram, me he dado cuenta de que mi relación con la sencillez, la sostenibilidad y la vida consciente va a cumplir dos años. Para mí, que soy una veleta en toda regla, ese tiempo solo puede significar que el tema, lejos de ser una moda, se ha quedado para siempre en mi forma de ver la vida.

Estos dos años han sido un continuo descubrimiento y evolución. Empecé por preocuparme más por la ropa que vestía, después por la comida que consumía, luego por los plásticos que compraba y así, hasta que me di cuenta de que todo esto formaba parte de algo más grande: la pasión por una vida consciente.

Y esto no quiere decir que tengas que estar todo el día midiendo lo que haces, no. Significa simplemente que seas consciente de ello, que sepas lo que hay, para bien o para mal. Evidentemente, la idea es que mejoremos en aquellos aspectos en los que sintamos que deberíamos hacerlo.

Yo, por ejemplo, he querido mejorar en mis hábitos de consumo y en la forma en la que como, pero también en la manera en que trabajo o que afronto la vida. No es un proceso fácil y muchas veces no es instagrameable. Muchas veces haces un fail pero si algo he aprendido es que, por un lado, un desliz no significa que haya que mandarlo todo al traste (de hecho, ese desliz se convierte en tu excusa) y, por otro, que no debemos juzgarnos ni a nosotros mismos ni a los demás. No hay una verdad suprema en todo esto.

Con todo esto dicho, aquí van algunos de los libros que me han servido de inspiración en mi tránsito hacia una vida sencilla. Y, un poco más abajo, algunos reportajes y entrevistas que voy haciendo sobre el tema.

Libros que ayudan a transitar hacia una vida sencilla


Reportajes y entrevistas

No hay comentarios:

Publicar un comentario