23 de abril de 2019

[14/2019] El disputado voto del señor Cayo, de Miguel Delibes

Pocas veces hasta el momento he releído algún libro. Hasta que, pensando en uno que pusiera en contexto el momento electoral por el que pasaremos en las próximas semanas, se me vino a la cabeza El disputado voto del señor Cayo, de Miguel Delibes, que leí hace unos cinco años en el club de lectura al que pertenecía.

Esta novela es una de las menos conocidas de Delibes pero, igual que me pasó con Señora de rojo sobre fondo gris, es una de mis preferidas de todos los tiempos. Incluso diría que El disputado voto del señor Cayo es uno de mis imprescindibles.

Como toda la prosa de Delibes, la de este libro es espectacular: cuidada al detalle, con un vocabulario extenso, precioso, muy de la época en la que se encuadra. Publicada en 1979, la novela consigue en poco más de 100 páginas, generar un retrato fiel del momento político y social que se vivía en España tras la muerte de Franco.

17 de abril de 2019

[13/2019] Vivir con abundancia, de Sergio Fernández

He de ser sincera. Cuando cogí este libro de la biblioteca, pensé que sería un manual sobre cómo conseguir dinero, ya que lo que quería era escribir acerca de métodos de gestión de la economía. El malentendido estuvo en la interpretación que hice de la palabra abundancia, aunque no tardé muchas páginas en darme cuenta de que debía cambiar la perspectiva si quería entender de qué iba aquello.

Vivir con abundancia, de Sergio Fernández es un manual para entender que la abundancia no tiene que ver solo con la riqueza económica, sino con la riqueza en armonía de todas y cada una de nuestras facetas como ser humano. Y, para encontrarla, existen tres premisas claves:

11 de abril de 2019

Yurena González, de EcoBlog Nonoa: "En el camino de la sostenibilidad deberíamos ir paso a paso, sin conformarnos, pero sin exigirnos una perfección que no existe"

Ya os contaba en la reseña de Mejor sin plástico que llevo dos años transitando el camino de la sostenibilidad. También os decía que en este tiempo las cosas no han sido ni fáciles ni perfectas. No es fácil desmarcarse de los patrones establecidos y, como dice el refrán japonés que he escuchado en la peli del antihéroe español, Super López, "clavo que sobresale, pide martillo".

Sin embargo, cuando tu cabeza hace "clic" no puedes silenciar lo que te está diciendo y seguir en su contra. Así que, desde ese día, pese a todo y con mucha ilusión, empiezas a hacer pequeños cambios. Que si vas a comprar con unas bolsas de tela; que si cambias el coche por el carro de la compra; que si pruebas un champú sólido; que si sales a la calle con tu botella de agua reutilizable,... y, así, progresivamente.

También hay días en los que te has olvidado las bolsas de tela en casa; llegas tarde y tienes que coger el coche; o llevas el pelo grasiento porque has usado demasiado aceite de coco para hidratarlo,... Esto también pasa, y muchas veces nos desanima en el camino que estamos transitando. Por eso, he querido preguntarle a Yurena González sobre su experiencia de tres años en este proceso que, además, recorre con su marido y sus dos hijos.