1 de agosto de 2019

[24/2019] Una educación, de Tara Westover

Serie "Al murmullo del ventilador"

Desde que empezó el calor, no me despego del continuo runrún que emiten las aspas del #ventilador. Es tan hipnótico que, a veces, parece que se calla por momentos, aunque el simple hecho de pensar que no le oigo, me devuelve inmediatamente la atención a su #murmullo repetitivo. Sigue ahí, como un mantra de #verano. Es mi compañero de #lecturas, vamos juntos por toda la casa, buscando un rincón en el que abrir el #libro.


La serie "Al murmullo del ventilador" es una recopilación de reseñas
y recomendaciones de los libros de mi verano 2019

Capítulo 5: Lectura conjunta


La Feria del Libro de Madrid da voz cada año, a través de su micro, a representantes muy diversos del mundo del libro. La verdad es que hasta que no trabajé en esta última edición en la organización no había conocido esta iniciativa de la que saqué muchísimas reflexiones. Una de ellas me vino de la mano de Carmen Huertas, animadora a la lectura, y con la que me sentí muy identificada: “Cuando un libro te revuelve, para bien o para mal, te entra una frustrante necesidad de comentarlo pero, ¿con quién? Tus amigos conocidos no tienen por qué haberse leído el mismo libro que tú. ¿Cómo hacerlo entonces?”. Ella habla de una herramienta muy potente como son los clubes de lectura. Ya os he hablado en alguna ocasión que yo pertenecí al Club de Lectura de Parla Este y que en esta época conocí gente, lecturas e interpretaciones que jamás hubiera hecho leyendo yo sola.

Este mes de julio he repetido la experiencia del club de lectura, pero en una variante: la lectura conjunta. He leído, junto con un grupo de chicas en Instagram, el libro Una educación, de Tara Westover, y ha sido un placer compartir con ellas cada una de nuestras conclusiones.

Tenía ganas de leer este libro por varias razones. Más allá de que ha sido bastante sonado desde 2018, no quería dejarlo pasar porque me flipa el tema de la educación y sin abrirlo ya sabía que iba a encontrarme con una historia real muy potente en este sentido. Y así fue.

25 de julio de 2019

[23/2019] Matilda, de Roald Dahl

Serie "Al murmullo del ventilador"

Desde que empezó el calor, no me despego del continuo runrún que emiten las aspas del #ventilador. Es tan hipnótico que, a veces, parece que se calla por momentos, aunque el simple hecho de pensar que no le oigo, me devuelve inmediatamente la atención a su #murmullo repetitivo. Sigue ahí, como un mantra de #verano. Es mi compañero de #lecturas, vamos juntos por toda la casa, buscando un rincón en el que abrir el #libro.


La serie "Al murmullo del ventilador" es una recopilación de reseñas
y recomendaciones de los libros de mi verano 2019

Capítulo 4: Vuelta a la infancia


Matilda, de Roald Dahl


Cuando era pequeña, pasaba gran parte de las vacaciones en el pueblo, con mis abuelos. Entonces aún no me daba cuenta pero ahora sé que fueron algunos de los mejores de veranos de mi vida. La época estival es para los niños: tres meses rodeados de posibilidades sin demasiadas responsabilidades. Piscinas, bicicletas, amigos, playas, siestas y algún que otro quehacer, nada preocupante.

Para mí, este verano de 2019 está siendo como esos veranos de niña entre la piscina del tío Ciriaco, los juegos con mi amigo Jesús, las siestas que no quería echar y tomar el fresco por la noche en la puerta de casa hasta que me quedaba dormida. En realidad, las obligaciones adultas no me permiten que sea así al 100%, pero casi.

Así que, cuando estuve pensando en qué libros escogería para mi serie Al murmullo del ventilador, decidí incluir uno que me recordara a la infancia. Estuve dudando entre varios que tengo por las estantería de mi casa y que tienen más de 20 años, pero finalmente me decidí por una historia a la que, tanto mis hermanas como yo, dedicamos muchas horas: Matilda, de Roald Dahl.

18 de julio de 2019

[22/2019] Las bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán Gómez

Serie "Al murmullo del ventilador"

Desde que empezó el calor, no me despego del continuo runrún que emiten las aspas del #ventilador. Es tan hipnótico que, a veces, parece que se calla por momentos, aunque el simple hecho de pensar que no le oigo, me devuelve inmediatamente la atención a su #murmullo repetitivo. Sigue ahí, como un mantra de #verano. Es mi compañero de #lecturas, vamos juntos por toda la casa, buscando un rincón en el que abrir el #libro.



La serie "Al murmullo del ventilador" es una recopilación de reseñas
y recomendaciones de los libros de mi verano 2019

Capítulo 3: Verano en Madrid


Las bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán Gómez


Este año me toca pasar el verano en Madrid, sin vacaciones, algo que se está convirtiendo en una tradición. Las circunstancias de la vida, supongo. Pero quedarse en Madrid en esta época también tiene sus ventajas. Por lo general, los atascos y las masificaciones se trasladan unos 400 kilómetros al este y por aquí todo se queda más vacío, sobre todo durante las horas centrales del día, en las que las calles arden.

Mentiría si dijera que no me gustaría pasar estos tórridos días de calor, por ejemplo, en mi viaje platónico a Islandia pero, al fin y al cabo, aquí tampoco se está tan mal. Sobre todo, si me paro a pensar y retrocedo justo 83 años en el tiempo, a los días 17-18 de julio de 1936, cuando un suceso muy gordo marcaría definitivamente el verano, el año y la vida de mucha gente: estallaba la Guerra Civil Española.

11 de julio de 2019

[21/2019] Diez negritos, de Ágatha Christie

Serie "Al murmullo del ventilador"

Desde que empezó el calor, no me despego del continuo runrún que emiten las aspas del #ventilador. Es tan hipnótico que, a veces, parece que se calla por momentos, aunque el simple hecho de pensar que no le oigo, me devuelve inmediatamente la atención a su #murmullo repetitivo. Sigue ahí, como un mantra de #verano. Es mi compañero de #lecturas, vamos juntos por toda la casa, buscando un rincón en el que abrir el #libro.



La serie "Al murmullo del ventilador" es una recopilación de reseñas
y recomendaciones de los libros de mi verano 2019

Capítulo 2: Misterios


Diez negritos, de Agatha Christie


La lista de lecturas de mi blog pocas veces incluye títulos que traten temas de misterio, intriga, novela negra o thrillers. Sin embargo, no sé por qué, en los últimos años he asociado el calor de la época estival a este tipo de libros.

Justo hace ya cinco veranos, en 2014, leí el libro del momento, La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker, y lo disfruté mucho. En julio de 2018 volví a Dicker de nuevo con El libro de los Baltimore y el resultado fue también muy satisfactorio.

Este año tuve la oportunidad de escuchar al escritor en un encuentro con lectores en la Feria del Libro de Madrid y me quedo con una de sus reflexiones: “En un libro no se impone un modelo, sino que el autor y la obra están al servicio de la creatividad del lector. Además, provoca que quien lo lee se plantee preguntas sobre sí mismo”.

Los libros de misterio como los de Joël Dicker requieren la participación activa del lector. Escenarios, personajes, detalles… Es necesario estar atento a todo. Y, cuando ya te conviertes en el detective, como en el caso de Diez negritos, de Agatha Christie, no puedes dejar pasar nada por alto.

3 de julio de 2019

[20/2019] El crucero de la Chatarra Rodante, de Francis Scott Fitzgerald

Serie "Al murmullo del ventilador"

Desde que empezó el calor, no me despego del continuo runrún que emiten las aspas del #ventilador. Es tan hipnótico que, a veces, parece que se calla por momentos, aunque el simple hecho de pensar que no le oigo, me devuelve inmediatamente la atención a su #murmullo repetitivo. Sigue ahí, como un mantra de #verano. Es mi compañero de #lecturas, vamos juntos por toda la casa, buscando un rincón en el que abrir el #libro.



La serie "Al murmullo del ventilador" es una recopilación de reseñas
y recomendaciones de los libros de mi verano 2019

Capítulo 1: Viajes inolvidables


El crucero de la Chatarra Rodante, de Francis Scott Fitzgerald


Decía Jorge Herralde en el homenaje que le rindió la Feria del Libro de Madrid 2019 por sus 50 años de editor, que una de las tareas más importantes de su profesión es configurar un catálogo perfectamente identificable y fiable, para lo que la lectura es fundamental.

Estaremos de acuerdo en que el catálogo de Anagrama cumple a la perfección estas dos premisas: es tan identificable como fiable, por lo que, cuando descubrí El crucero de la Chatarra Rodante, de Francis Scott Fitzgerald, en su amarillo característico, decidí incluirlo en mi serie "Al murmullo del ventilador", la recopilación de los libros de mi verano 2019.

"Leer como editor es lo más sexy del mundo", dijo Herralde en su homenaje... Porque tienes la capacidad de descubrir autores que pueden convertirse en clásicos y porque compartes tus descubrimientos con el público. Y, vale que todos conocemos a Fitzgerald por El gran Gatsby, de la que el propio autor dijo: "He escrito la mejor novela de los Estados Unidos de América". Pero ¿de dónde venía antes de escribirlo?

11 de junio de 2019

Entrevista a Mimi Almita (sobre levantarse a las 5 am): "Lo importante no es si te despiertas a las 5, a las 6 o a las 3 de la mañana, sino la intención de encontrar ese tiempo para ti misma"

A finales del mes de abril comencé a adquirir el hábito de levantarme antes de mi hora habitual. Lo hice por dos cuestiones: primero, porque me daba la sensación de que, trabajando en casa, no aprovechaba bien el tiempo; y, segundo, porque necesitaba hacer hueco para esas cosas que siempre dejamos para otro momento (especialmente el ejercicio).

En esos días también estuve leyendo el libro Qué hace la gente exitosa antes del desayuno, de Laura Vanderkam y recogí frases interesantes como: “Antes de que el resto esté desayunando, la gente más exitosa ya se anotó victorias cotidianas que le ayudan a acercarse a la vida que quiere tener”. Pero, ¿qué hora es "antes del desayuno"? El libro no fija una hora en concreto, aunque, por los casos prácticos, pude intuir que estaríamos hablando de entre las 5 y las 5:30 horas.

Desde luego, en ese momento, no estaba preparada para despertarme a las 5 de la mañana y terminé por programar mi despertador a las 7 am. Los primeros días mi cuerpo ofreció bastante resistencia, pero la clave a por qué sucedía esto me la dio Enfermero Morfeo en una entrevista que le hice hace unas semanas: no estaba durmiendo lo suficiente.

El factor psicológico también influye muchísimo. La manera en la que te motivas para despertarte es fundamental y dar valor a las actividades por las que haces ese esfuerzo es un requisito para que las sábanas dejen de pesar. Si, además, estás rodeada de gente que hace lo mismo que tú, ya tienes mucho ganado. Y, gracias a Instagram, creamos un grupo de chicas que seguimos apoyándonos para conseguir nuestro propósito de madrugar.

Con todo esto, aún me quedaban algunas dudas que quise que me respondiera Mimi Almita, la reina de la organización slow en Instagram. Ella se levanta diariamente a las 5 de la mañana, es emprendedora y madre.

4 de junio de 2019

[19/2019] El síndrome de París, de Aniko Villalba

En colaboración con Wear it slow


Dicen que alrededor de una veintena de japoneses al año no puede asimilar la realidad de París cuando llegan por primera vez. La diferencia entre lo que imaginan que es y lo que en realidad es les supera: ellos esperan una ciudad perfecta y se encuentran otra más real, con sus virtudes, pero también con sus defectos. El resultado es que se sienten ansiosos y desilusionados. A esto se le llama el Síndrome de París.

En alguna ocasión, seguro que tú también has ido de viaje a algún sitio que no resultó ser lo que esperabas. A mí me ha pasado varias veces y, aunque al principio intentaba convencerme de que no era tan malo, ahora ya no lo hago. ¿Y qué si el lugar que he elegido no es lo que yo pensaba?

Nos hemos acostumbrado a anticipar lo que vamos a encontrar en cualquier lugar del mundo, independientemente de lo lejos que esté. Nos dejamos influir por fotos, comentarios, guías, el GPS … Y matamos el componente sorpresa de los viajes. Además, nos gusta llenar nuestras agendas, programar decenas de visitas… Y nos olvidamos de ver, de intercambiar palabras, de armar nuestro propio itinerario, de callejear…